Medir y catalogar los tipos de personalidad

Sin lugar a dudas, una de las grandes preguntas ontológicas que se ha tratado de responder desde el principio de los tiempos es ¿qué es lo que nos hace tan únicos y cómo podríamos catalogar los que nos hace a nosotros un individuo único y diferente a los demás? ¿Cómo medimos los tipos de personalidad?

Esta huella dactilar de nuestra manera de ser, es una mezcla del temperamento (elementos innatos), y de aprendizajes y experiencias que hemos tenido a lo largo de nuestra historia de vida.

Pero realmente ¿cómo podríamos catalogar y describir algo tan intangible como los diferentes estilos de personalidad? Y la verdad es que podríamos hacer un análisis histórico a través de las diferentes eras de la humanidad. Desde teorías más primitivas como la de los cuatro elementos, hasta los últimos avances logrados. Vemos un esfuerzo por ir integrando las variables y la complejidad de la personalidad humana.

Así podemos encontrar el caso de Carl Gustav Jung, médico psiquiatra y psicólogo, considerado el padre de la psicología analítica. El propuso criterios para categorizar los tipos de personalidad en función de las preferencias de las personas. Posteriormente, Isabel Briggs Myers y Katherine Cook en 1976 utilizaron su trabajo para crear el indicador Myers-Briggs, un inventario de autorreporte.

De acuerdo con la teoría del Tipo Psicológico, cada individuo nace con una manera preferida de ser. Las diferentes formas de actuar corresponderían a cómo es que cada uno utiliza su percepción, juicio, sensación, e intuición; y en consecuencia a qué responden sus intereses, reacciones y habilidades.

Aspectos evaluados

Los Tipos de Personalidad muestran cómo cada persona interactúa con el mundo de acuerdo con cuatro funciones innatas, definiendo ocho preferencias de la personalidad con un carácter dicotómico, presentados como pares opuestos. La Teoría señala que una persona desarrolla en mayor medida una preferencia por cada una de las cuatro funciones y que no hay ninguna que sea mejor o más deseable que la contraria.

Lo anterior se refleja en el siguiente recuadro:


De estas cuatro funciones y ocho preferencias de la personalidad, se extraen 16 posibles combinaciones. Estas son llamadas tipos de personalidad, las cuales tienen un sistema de nomenclatura de cuatro letras, lo cual hacen que esta teoría tenga un carácter simplificado y fácil de usar. Dadas estas combinaciones, los tipos de personalidad serán los siguientes:

Tipos de personalidades

Cada una de estas personalidades se agrupan bajo un concepto de personalidad. Estos son los pragmáticos, los cuidadores, los teóricos y los empáticos. Estas personalidades se obtienen a través de la prueba PFP, se entrega una descripción de cada una y una recomendación de cómo evaluar a cada una de estas. 

Su distribución es la siguiente:

Estas son las 16 personalidades que existen según la prueba PFP. Si bien están agrupadas de a cuatro, cada una tiene su características propias y los aspectos en los que se destaca. Para una empresa que sabe lo que está buscando en un candidato, esta clasificación puede ser muy beneficiosa. No tendrá que perder demasiado tiempo en descifrar la personalidad de la persona, ya que la prueba lo hace por ellos. Sin duda conocer rápidamente las características de un postulante hará más eficiente el proceso de búsqueda de personal. Este tipo de búsquedas se pueden hacer a través de nuestra plataforma, KeyClouding.